¿Cómo serán las gafas de MX en el futuro? Presentación Scott Prospect

100 0
Scott Prospect
24MX

“Hemos pasado por diferentes tamaños, marcos y espumas, por sistemas de absorción de sudor, de ventilación… Se ha visto una evolución, pero nada realmente sustancial”. Quien atesora diez títulos de campeón del mundo y conserva el récord de victorias en Grandes Premios debe saber bastante sobre una de las piezas clave en el equipamiento de los pilotos, algo a lo que no se suele prestar demasiada atención hasta que es demasiado tarde… “No sueles prestar atención a algo que está funcionando correctamente”, comenta el campeón británico Shaun Simpson. “Hasta que las cosas no empiezan a fallar, no te preguntas cómo es que está entrando en ellas el sudor, o por qué hay polvo en el interior”. Como sugería Stefan Everts al inicio, las gafas de MX no han vivido ningún cambio aparentemente radical a lo largo de las últimas décadas, pero no cabe duda de que los grandes especialistas como Scott, Smith (hasta que dejó el MX hace unos años), Oakley, 100%, Pro Grip y un buen número de marcas de nivel han ido perfeccionando algunos elementos críticos de las gafas. Tanto es así que cuando Oakley lanzó su modelo Airbrake en 2013, con lente de Plutonite, llegaba con la arrogante promesa de una durabilidad y precio difíciles de igualar. Confort y ajuste, visibilidad y capacidad de protección han sido siempre los principales parámetros en el desarrollo de las gafas desde los lejanos días en los que estaban realizadas con cuero o integradas en una máscara.

Lo cierto es que MXGP, AMA MX y AMA SX no son solamente los bancos de pruebas definitivos para las motos y la tecnología que las envuelve, sino que encontramos siempre en esos campeonatos un buen puñado de material de equipamiento en fase de prototipo que está siendo usado por los pilotos. Muchas veces se trata de material envuelto en el mayor de los secretismos, en busca de las exigentes condiciones a las que se les somete en las carreras del máximo nivel. Las dos mangas de un GP pueden llegar a ser apenas el inicio de un largo programa de ensayos para una pieza, que se deberá someter a muchísimas horas de entrenamientos y competición antes de lograr ser definidos como modelos que pasarán a la serie. Elementos como nuevos tejidos elásticos en la ropa, la estructura con la que se integran los numerosos componentes de una nueva bota o los materiales de un nuevo modelo de gafas se someten a exhaustivas pruebas. ¿Qué opinan los pilotos sobre la evolución que experimenta con el paso de los años su propio equipamiento?

Todo el reportaje en el nuevo número de Onboard Magazine:

Fox

Scott Prospect