Presentación Suzuki RMZ 450 2018

528 0
RMZ 450

Cuando una marca japonesa como Suzuki te invita a la presentación de su nueva montura la RMZ 450, tus expectativas pueden ser muy altas, pero tras vivir la primera jornada te das cuenta de que va a ser mucho más que conocer las novedades y probar la moto. El ambiente crossero y cercano que muestra su staff, la presencia del icono del MX Stefan Everts, acompañado de su armada de competición con Aminas Jasikonis y Kevin Strijbos, y todo un conjunto de detalles amarillos a escasos metros del circuito hacen el evento perfecto para los amantes del barro y las ruedas de tacos.

 
Texto: Patxi Perez – Fotos: @jpacevedophoto

Tras volar a Frankfurt, nos dirigimos a la localidad francesa de Bitche, lugar donde nos prepararon un circuito espectacular de terreno arenoso, un hospitality y todas las motos relucientes bajo las carpas para empezar a sentir que aquello iba a ser sobre todo divertido.

RMZ 450, Suzuki

La RMZ450 2018 abandona su característico depósito de aluminio e incorpora nuevo material de resina, con esto se ha reducido en 275 g su peso, con mayor capacidad

UN POCO DE HISTORIA

Para opinar sobre un modelo, debemos entender sus orígenes y sus valores. Suzuki ha sido y sigue siendo una marca muy cercana al motocross. Bajo la influencia belga, cosechó muchos éxitos en los inicios de los setenta, con Roger DeCoster, Jöel Robert y Sylvain Geboers, y este último fue quien continuó trabajando cerca de la marca y prolongando su éxito hasta mediados de los ochenta.

Saltando unas décadas hacia delante, nos centramos en la RMZ 450. Este modelo nace en 2005 y, desde entonces, ha incorporado cambios en 2008 y 2015. En todos estos años, la RMZ 450 ha conseguido un título mundial con Steve Ramon, siete títulos AMA con Carmichael, Reed, Dungey y Roczenm y diecinueve títulos nacionales.
 


 

A finales del 2015, llega una noticia que no deja indiferente al aficionado y que sin duda está afectando al futuro inmediato de la marca: Stefan Everts se hace el con relevo y con el liderazgo del equipo mundialista, y empieza así un proyecto con el que ya hemos visto destellos de éxito con el joven Aminas Jasikonis en los puestos de cabeza y con las espectaculares monturas amarillas que sin duda están funcionando en la categoría MXGP.

 

PRIMERA IMPRESIÓN: “Amor a primera vista”

En la sabiduría popular siempre se generan creencias y opiniones que, sin saber muy bien cómo, todos acabamos suscribiendo. Cuando hablamos de una montura japonesa, la mayoría solemos tener en mente su fiabilidad. Entre los aficionados siempre se ha considerado a Suzuki como una marca muy neutral, con motos estudiadas y fiables, pero sobre todo manejables. Pocas veces se consideran exóticas, exuberantes o sorprendentes, y en muy pocas ocasiones las más potentes o innovadoras.

No te vamos a engañar: siguen siendo japoneses, y la RMZ 450’18 sigue teniendo el ADN de su familia amarilla, pero esta vez hay algo más. Cuando tienes delante la nueva RMZ 450’18, se siente algo especial: aire fresco, colores alegres, acabados bonitos, y si a todo ello le añadimos las ganas de Suzuki junto a Everts por volver a lo más alto del podio, hace todavía más atractiva su última apuesta. La RMZ 450’18 sin duda genera amor a primera vista.

RMZ 450

Nueva forma de la bomba de freno trasero, disco de mayor diámetro o la guía de cadena son algunos de los pequeños detalles, en su mayoría con el objetivo de reducir peso.

EN BUSCA DEL EQUILIBRIO

La marca amarilla presenta las novedades en el 12º año de creación de su RMZ 450 con un objetivo bautizado por los japoneses como “the winning balance”. Según los técnicos de Suzuki, el éxito de una moto es conseguir el equilibrio entre tres características fundamentales del rendimiento: “CORRER, GIRAR Y FRENAR”. Suena muy obvio, pero sobre ello recae el compromiso de la marca en su desarrollo. Una montura no solo debe tener potencia para que pueda hacer que los segundos desciendan en el circuito, y menos cuando hablamos de una cuatro cincuenta.

Para el objetivo “CORRER”, y sin entrar en detalles, presentan pequeños cambios que afectan directamente al rendimiento de su motor, viendo aumentada su potencia y su respuesta.

Con un nuevo chasis y un basculante totalmente renovado, buscan la mejora en el paso por curva. El objetivo “GIRAR” se complementa con la ayuda del nuevo amortiguador SHOWA BALANCE FREE REAR CUSHION (BFRC) y la renovada horquilla SHOWA.

Suzuki vuelve al anterior sistema de muelles, pero con prestaciones mejoradas. La dificultad que supone entre el aficionado el anterior sistema SFF de aire para encontrar la puesta a punto ha hecho reflexionar a los técnicos y volver a un modelo que gustaba, un modelo en el que el mercado todavía confía y con el que el usuario se siente cómodo.

En cuanto al objetivo de “FRENAR”, la RMZ 450’18 incorpora un nuevo disco de freno delantero con mayor diámetro para aumentar su potencia.

EN LA PISTA

Antes de entrar en detalles técnicos que puedes encontrar en sus catálogos, te contamos las sensaciones a la hora de pilotar. La primera diferencia se siente nada más subirse a ella: su nuevo chasis y su diseño exterior te hacen sentir una moto más estrecha, con sensación de mayor manejabilidad y ligereza. Realizamos el test en un circuito arenoso y complicado por la lluvia. En estas condiciones no puedes salir a medias tintas, así que salimos como la pista exigía y la RMZ 450’18 respondió desde el principio como si ya nos conociéramos.

Tal como sus creadores promueven, es equilibrada en todas las zonas del circuito, con potencia desde abajo que te permite girar en tercera en muchas zonas, sobre todo si pesas menos de 70 kg, como es mi caso. Su horquilla es un poco dura para pilotos ligeros o para un aficionado con poco nivel, pero tiene muy buen tacto y sin personalizar la puesta a punto transmite buenas sensaciones.

Un punto a mejorar es que, tras un rato disfrutando de su compañía, empiezas a notar que su embrague sigue sin ser lo suave que es el de algunas de sus competidoras, y que su mayor mejora no es la reducción de peso, aunque esto último lo compensa con una gran manejabilidad, con lo que no representa un gran problema.

No podemos decir que en zonas rápidas su potencia fuese lo más relevante, ya que el estado del circuito dejaba entrever otras características, pero hablando de una 450 consideramos más importante poder aprovechar su motor, y la RMZ450’18 permite llevar la conducción que más te guste.

Por último, y tras disfrutar tanto en saltos y rectas como en curva, tengo ganas de volver a montar en ella, así que no pierdas la ocasión de probarla y de sacar tus propias conclusiones. Me atrevo a decir que su mezcla de amarillo con toques azules y dorados encajaría muy bien en el garaje de cualquier amante del motocross.

RMZ 450

Sin duda su estética cercana a las motos de MXGP, por los colores y con acabados más agresivos, anuncia nuevos propósitos de la marca.

PARA ENTENDIDOS

Por último, te contamos algunas de las novedades técnicas más relevantes que vas a encontrar en la RMZ 450 ’18.

MOTOR

Entre las mejoras se incluye una revisión minuciosa de los sistemas de admisión y alimentación para conseguir mayor potencia y mejorar la respuesta del acelerador.

Se ha cambiado la forma de los conductos de la culata, incrementado la fuerza del flujo en un 25% a lo largo de toda la gama de revoluciones en comparación con el modelo anterior. El filtro de aire es un 30% mayor y con un nuevo recorrido del tubo de salida, que pasa de ser curvado a recto. Esto reduce la resistencia de la admisión y mejora la eficiencia de carga. Se ha cambiado la dirección del inyector: el nuevo modelo se inyecta hacia arriba, de modo que incide directamente en la válvula de la mariposa. Esto mejora la atomización del combustible, así como la eficiencia de la combustión y la respuesta del acelerador. La nueva bomba de gasolina aumenta la presión del combustible en un 17% con respecto al modelo anterior. La eliminación de las conexiones en el cuerpo de acelerador se traduce en un tacto más directo del acelerador, mientras que una mezcla de aire-combustible más uniforme se traduce en un tacto más suave del acelerador.

Se ha cambiado el perfil del árbol de levas de admisión y se ha incrementado su grado de apertura. Esto mejora el rendimiento de la admisión. El nuevo refuerzo en el pistón mejora la resistencia y permite soportar la alta potencia del motor.

 


TRACCIÓN

El sistema de gestión de tracción se ha evolucionado desde el 2008, año en que fue incorporado. La ECM de tercera generación goza de un procesamiento de datos 1,6 veces más rápido y de una capacidad de memoria 2,5 veces superior a la de la primera generación.

 

HOLESHOT

El sistema Suzuki Holeshot Assist Control (S-HAC) ha evolucionado aún más en la RMZ 450 2018. El ajuste del modo A reduce el régimen de giro antes de la salida, y el momento de encendido se retrasa para ofrecer una aceleración suave mientras la moto sale de la valla (solo durante la salida).

El sistema se desactiva (regresando al funcionamiento normal) 6 segundos después de la salida, cuando el piloto pone la quinta velocidad o cuando está cerrado el acelerador.

 

PARTE CICLO

El nuevo chasis aumenta la rigidez longitudinal, optimiza la rigidez y reduce el peso en 700 g. Por su parte, el basculante optimiza la rigidez, mientras que la adopción de un material más delgado reduce el peso en 100 g. Los tubos del subchasis que soporta el asiento son de sección hexagonal en lugar de cuadrada. Esto permite lograr un chasis más rígido y estrecho.

RMZ 450

Nosotros ya nos hemos subido en ella y esperamos que tú puedas hacer lo mismo, ya que sin duda la RMZ450’18 promete diversión sobre cualquier terreno.

El amortiguador es una de las grandes novedades. La RMZ 450 2018 se convierte en la primera moto de motocross de serie en adoptar el nuevo amortiguador SHOWA Balance Free Rear Cushion (BFRC).

El BFRC adopta un circuito de amortiguación externa, porque no causa variaciones en el equilibrio de la presión. De forma muy resumida, el BFRC tiene como objetivo ofrecer una excelente tracción y una mejor absorción de los baches.

La horquilla SHOWA de muelles mejorada sustituye la anterior horquilla de aire SFF de la RMZ 450. Adoptando el mismo mecanismo que se utilizaba anteriormente, con amortiguadores de muelle en ambas barras, cada uno de los componentes ha sido rediseñado para ser más grande. Entre las mejoras tenemos la dimensión de la botella, que pasa de 58,5 mm a 59,3 mm. El resultado es un aumento significativo del rendimiento básico.