UTRILLA, LA CALMA TRAS UN AUTÉNTICO CALVARIO

50 0
Fox

Francisco Utrilla ya se ríe. Ya vuelve a ser el piloto y la persona a la que estamos acostumbrados. Doce días después de caer, de muy malas maneras, en el circuito de Matterley Basin, nos demuestra el dicho aquel de que “los pilotos están hechos de otra pasta”. Si es cierto, o no, deberemos dejarlo para los médicos y biólogos, lo que si queda claro es que ha tenido que pasar por el quirófano para sanar su vértebra T6, porque “si no podía ser que no volviera a andar más”, y la realidad no es otra que ya puede andar, “poco, ya que me canso mucho”.

Postrado en su cama de Sevilla nos cuenta cómo fue el trágico, pero no tanto, por suerte, accidente. “Salté junto a Anderson y se me cruzó, por lo que tuve que cambiar mi recepción. Si no lo hacía me caía encima de su espalda y lo podría haber matado. Esquivé tanto, tanto, tanto que me fui al suelo”. Tras esos segundos, dos resultados muy diferentes. El británico en lo más alto del podio del Europeo de 300 y el andaluz, en ambulancia directo al hospital.

Desde ese momento cobró una importancia supina el hecho de estar enrolado en un equipo o en una familia. Sí, “Francisco da Silva ha sido mi padre estos días tan difíciles. La verdad es que todavía lo recuerdo y me entran ganas de llorar”, explica con un temblor propio del sentimiento Francisco Utrilla.

Han sido días duros. Por un lado, por el hecho de estar tan lejos de casa, de la gente que más te conoce y te da aliento. Por otro, porque el hecho de oír que “o te operamos, o no sabemos si volverás a nadar”, son palabras mayores. No obstante, Utrilla entró en quirófano, fue operado y ya está en casa. Feliz por estar con los suyos y con muchas ganas de volver a estar encima de la moto. “En Inglaterra me dijeron que al menos seis meses sin moto, pero tampoco se podían esperar que pudiera ponerme de pie a los diez días”. Con todo, como es normal en las palabras de un piloto pura sangre, él, si puede, estará en cinco meses. “Hay que esperar al día 5 de julio a ver qué nos dice el traumatólogo en Sevilla. A partir de ahí, haremos”.

Otra de las frases que más nos repite es la de “volveré con más fuerza, seguro. Tantos meses sin poder hacer lo que más me gusta me harán regresar con más fuerza, ya verás”. Y así lo esperamos todos. Francisco da Silva no dudó en contestar, vía redes sociales, a su pupilo asegurando que estará siempre a las duras y a las maduras, porque lo haría una y mil veces como el piloto haría por él. Y no es para menos. Para empezar, el propio Utrilla nos asegura que “la temporada que viene espero estar en la misma estructura. Son geniales. Qué decir de ellos… Francisco y Carlos, como el resto del staff técnico, lo son todo para mí. Pobre Carlos (su mecánico y persona de confianza), le doy muchos quebraderos de cabeza, pero la verdad es que nos entendemos a la perfección”.

Este año ya no podrá acabar la temporada. Una lástima por el buen estado en el que se encontraba, básicamente en el Europeo. “Es lo que hay. A pensar ya en regresar, entrenar y cuando llegue a los circuitos en los que he rodado este año y que no conocía de nada, pues lo haré mejor. Ganas no me faltan”.

Diga lo que diga el médico el próximo martes, Utrilla deberá estar un tiempo inactivo, pero como bien dice… “volveré con más fuerza”. Y ya puede hacerlo, pues al otro lado de su dispositivo móvil le esperan centenares de aficionados que han inundado su muro de Facebook, una simple muestra de que su talento no pasa desapercibido y su estilo en enfocar las cosas y tratar al prójimo, mucho menos.

Mucho ánimo desde MX1Onboard, compañero.

MXGP