BARRAGÁN, DIEZ AÑOS DEL PRIMER TRIUNFO ESPAÑOL EN MX1

3048 0
Barragán

Mañana 1 de junio de 2018 se celebrará un día histórico para el motocross en España. Jonathan Barragán se subía a lo más alto del podio en el Mundial de MX1, un hito que todavía sigue vigente. Pese a que no fue su primera victoria en el panorama internacional al haber ganado varios días antes en Alhama de Murcia en el Mundial de MX3 con dos grades mangas, sí es la que recuerda con más cariño, básicamente porque fue el cerrar una etapa y abrir muchas otras.

Barragan

Muy posiblemente en el último año haya contestado muchas más entrevistas en los medios españoles y de fuera de nuestras fronteras, ya que el hecho de participar en el Dakar crea un revuelo mediático impresionante. No obstante, el ahora piloto de enduro y de rally sigue teniendo el motocross dentro, porque “es lo que más me llena”.

2005 fue la primera temporada del madrileño en MX1. Por aquel entonces acabó en la séptima posición al finalizar el campeonato y se quedó a solo un paso del podio en el Gran Premio de Sudáfrica. Al año siguiente mejoró en una plaza sus ‘notas’ al acabar el curso Sexto, pero eso sí, con cuatro ceros en Bulgaria y Bélgica. Sin embargo, su calidad y su buen hacer sobre la moto comenzaron a tener las recompensas merecidas, ya que en el Gran Premio de Portugal fue segundo ascendiendo por primera vez en su carrera a un podio del Mundial. A ello le siguió la tercera plaza en la República Checa y ofrecía visos suficientes propios de alguien a tener mucho en cuenta.

2007 fue un ‘impass’ para lo bueno que venía después. Décimo en la suma de puntos final acabó segundo en Bulgaria siguiendo la estela de Josh Coppins.

Barragan

Ahora sí, llegaba 2008. Fue un año de contrastes en el que todos los amantes al motocross en España tuvieron un halo de esperanza de ver coronado a uno de los suyos. Las cosas no comenzaron nada bien, pero tampoco tan mal. Gran Premio de Holanda: 0 para empezar la primera manga y tercero en la segunda. Se torcía de nuevo en el Gran Premio de ‘casa’ en Bellpuig, en el que no pudo puntuar. Barragán dio un golpe de efecto en Sevlievo al subir al ser segundo por detrás de Philippaerts. Y, por fin, el primero de junio salía el sol en la Península Ibérica. Arrancaron los motores en Gran Bretaña, Holeshot para nuestro protagonista, que vio como el vigente campeón Steve Ramon le ganaba la posición tras varios giros de pelea. También lo hizo De Dycker, por lo que el de Getafe cruzaba la línea de meta en la tercera plaza. No pasaba nada. El actual entrenador de José Antonio Butrón, Marc De Reuver, cogía las riendas en los compases iniciales de la segunda manga hasta que un fallo le facilitó el liderato a Barragán, que cosechó la suficiente distancia con Ramon para ser primero y subir al primer escalón en el circuito de Mallory Park.

Hasta la fecha, solo Javier García Vico había podido hacer sonar el himno de España. Lo hizo seis años antes en Rusia en la categoría de 500cc… sin lugar a dudas todo lo que hizo Vico en sus años sirvió como espejo para los estandartes que tenemos hoy en día en nuestro país.

Barragan

“Sinceramente ahora mismo, como sigo en activo, no me paro a pensar y valorar todo lo que hice durante aquellos años”, nos comenta el propio Barragán que se encuentra en plena temporada endurera. “Lo que sí sé es que es increíble lo que cuesta llegar hasta tan arriba. Sin ir más lejos, mira todo lo que lucha y ha tenido que luchar alguien que ya no es una promesa como Jorge Prado…”.

Son muchos los sacrificios que se tiene que hacer, y él lo sabe. Como conscientes son todos los que lo han intentado y, por una cosa u otra, se han quedado en el camino. Pilotos hay muchos, pero que tengan algo especial como ya demostraba Barragán cuando salió fuera, hay pocos.

Primero fue el ya nombrado Vico, luego fue Barragán y, posteriormente y como hecho más remarcable porque ha habido otros y los habrá, fue Jorge Prado. Y parece que con el gallego el triángulo se podría culminar porque está llamado a ser, crucemos los dedos, el primer campeón del Mundo del motocross español.

“Yo me fui a Bélgica porque era donde realmente tenías que estar si querías llegar a hacer algo grande. Fue Javi García Vico el pionero y quien nos mostró el camino de cómo debías actuar”, subraya.

Aquel 2008 no pudo ser. Pero fue extraordinario. P3 en el Gran Premio de Francia para dar comienzo en Suecia a un auténtico no parar. Victoria en Uddevalla, en Sudáfrica y en Bélgica. Pararon los triunfos pero no los podios, siendo tercero en la República Checa y tercero en Citta de Faenza, Italia, última prueba del campeonato. Todo ello, que fue mucho, no le sirvió para coronarse y que lo hiciera Philippaerts, flanqueado por Ramon y Coppins en los puestos de honor.

“Yo lo di todo, como siempre, pero los resultados nos acompañaron en ocasiones y a veces las circunstancias no fueron las mejores”, recuerda a la vez que prosigue “me puse segundo en la general por un momento, sin embargo una caída antes de un Gran Premio hizo que las cosas no fueran como esperábamos”. Pese a todo ello, Barragán admite con suma que “recuerdo todo lo que me pasó con alegría, no creo que tenga ninguna espinita clavada…”.

Barragan

Antes de que esto sucediera, como bien sabemos los que estamos acostumbrados a este deporte, tocó tirar de billetera. A Jonathan, como a tantos otros, el poder disputar las citas intercontinentales comenzaron por salirle por un ojo de la cara. “Al principio me costaba dinero, ya sabes cómo van estas cosas”, por lo que recuerda con gran cariño a su familia, “que siempre ha sido mi principal apoyo”, y a sponsors como Red Bull que le ayudaron en su día. También tiene palabras de agradecimiento, como no podía ser de otra manera, a la Real Federación Motociclista Española (RFME). Durante 2004 y 2005, cuando acababa de empezar su periplo por todos los recodos del planeta, Barragán estaba empezó a formar parte en lo que fue el equipo de motocross de la Federación, un combinado que la actual junta directiva tiene en mente volver a activar. “Realmente el equipo de la RFME es el que me ayudó a dar el salto. Yo soy el vivo ejemplo de que este tipo de oportunidades a los jóvenes sirven y mucho”. No es para menos… en 2006 Jonathan Barragán ya era piloto oficial KTM.

En 2009 cambiaron mucho las tornas. Ya no por Barragán, que finalizó el campeonato en novena posición, si no por la llegada de un tal Antonio Cairoli que imponía su mandato durante cinco años consecutivos. Los podios se fueron sucediendo pero cada vez se iba desvaneciendo el hecho de poder de tocar la cumbre algún año el primero. Y de ello llegó su oportunidad de pasarse al enduro, triunfar en la medida de lo posible sin ser un trialero, y después comenzar su etapa en el raid más duro del mundo, el Dakar.

“Sigo teniendo un vínculo muy especial con el motocross por varias razones, porque es lo que más me llena, lo que más me gusta y porque sigo entrenando mucho para prepararme físicamente con chavales jóvenes de la zona de Madrid”.

Barragan

Siempre con el motocross en el corazón, Barragán se sincera al apuntar que “en España nunca se ha valorado lo que hemos hecho los crosseros, algo que no me pasaba en Bélgica, donde la gente me conocía cuando iba a comprar al supermercado. Ahí están ahora Butrón y Prado en el Mundial y en España les pasa lo mismo…”. Un mal que ya lleva muchos años en nuestro país y que parece tiene mala solución.

Con un semblante feliz por haber recordado la efeméride, el piloto madrileño seguirá su vida centrado en el enduro para, a partir de junio aproximadamente, centrarse ya en lo que será su nueva aventura en el Dakar Latinoamericano, un espacio en el que de bien seguro estará más acechado por la prensa de lo que lo está en estos momentos rememorando aquellos tiempos en que situó a su país en un mapa tan amplio como estrecho a la vez.

Gracias Barragán por todo lo que nos has dado en el motocross, lo que nos das en el enduro y lo que esperamos en tu nueva vida dakariana.

 

La revista al completo aqui: