FERRAN SERAROLS, EL ARTÍFICE DE LOS CAMPEONES -ENTREVISTA-

2280 0

Finalizó un nuevo Campeonato de España de Motocross y lo hizo con José Antonio Butrón e Iker Larrañaga en lo más alto. La KTM del andaluz y la Husqvarna del vasco tienen en común que cuentan con un mismo capo en sus respectivos boxes, Ferran Serarols. Para muchos no será tan conocido como lo son otros Team Managers del Nacional, es por ello que nos sentamos un rato en el interior de su camión naranja para aproximar a todos nuestros lectores a una de las personas que más tiene que ver en podios de cada una de las rondas de 2018. Y de 2017, 2016 y podríamos echar la mirada atrás hasta la última, más o menos, década.

Su semblante serio nada tiene que ver a la personalidad que captas cuando entras en el trato corto. KTM parece tener unos cánones en todo el universo que marcan una cierta distancia, pero no es así. Seriedad, trabajo en equipo y, ante todo, una profesionalidad pasmosa es algo de lo que podemos encontrar en los camiones de Serarols en el paddock. Eso sí, tampoco se lleva al extremo, ya que, sobre todo, en las jornadas de montaje del viernes puede haber una amalgama de tendencias musicales a todo trapo que bien muestran que en una misma casa hay gustos para todos los colores.

Todo funciona porque todo el mundo conoce su rol, todos los integrantes del staff técnico son sabedores de cada uno de los movimientos que deben hacer a medida que van pasando los minutos en el circuito.

Tal y como sucede en el Mundial, no hay ningún piloto que no quiera entrar a formar parte de la gran familia KTM-Husqvarna… y será por algo.

Nacido en Fonollosa hace 51 años, Ferran Sarerols Torra (Fonollosa, Bages, Barcelona) comenzó a los siete años a montar en moto. Lo hizo, como la mayoría de los personajes con los que hablamos, por tradición familiar. Subido a una Cota 25 comenzó a dar sus primeros pasos hasta llegar a ser uno de los pilotos de referencia en el terreno offroad en general y en el enduro en particular. En su palmarés destacan varias inclusiones en los Six Days con España, varios títulos y muchos huesos rotos… algo de lo que muy pocos se salvan. Todo ello hasta 2006, momento en que fue nombrado coordinador deportivo de la multinacional austriaca, puesto en el que permanece gracias a ganárselo a pulso en cada una de las largas salidas de los Nacionales de motocross y enduro.

Pep Vila fue su auténtico mentor… esto y mucho más, en las líneas que encontraréis debajo. No os las perdáis, no tienen ningún tipo de desperdicios:

Primera competición y primer triunfo… ¿una motivación extra para entrar de lleno y no dejar ya nunca más las motos, no?

Desde que comencé a ir en moto por hobby de pequeño siempre había estado haciendo varios cursos. A mi padre no le vi nunca correr en moto, pero sí a mi hermano, algo que creo que también me ayudó a llevar mi vida por este mundillo. Empecé haciendo varios cursillos para ir aprendiendo con Pep Vila alguno también con Heiz Kinigadner. No competía hasta que un día, Vila, me comentó el hecho de ir a hacer una carrera del Catalán de enduro. Fui y gané, a partir de ese momento… hasta aquí.

Buen inicio… ¿cuál es tu palmarés más remarcable?

Gané un Campeonato de España Júnior otro Sénior y luego conseguí varios subcampeonatos. Fiché por Gas Gas, hice un Mundial y me llevé la carrera de 60cc en Oliana en 1991, que es el mejor resultado que he cosechado a nivel internacional.

También fuiste miembro del equipo de los Six Days…

Sí, bonitas experiencias durante, creo recordar, cinco años…

 Ha cambiado mucho el deporte de alto nivel de un tiempo a esta parte. Fuiste rival de nombres como los de Isidre Esteve, Jordi Arcarons o Xevi Puigdemont, una generación excepcional, pero ¿ya se podía vivir del motociclismo tal y como lo entendemos en la actualidad?

Bueno, se podía vivir de aquella manera. Estuve un año corriendo con Yamaha y luego fiché por Gas Gas, lo que me permitió poder vivir única y exclusivamente de las motos. Dos años después pasé a KTM, que no me fue muy bien… cuando empezó la primera carrera tuve una caída muy fuerte que me envió varios días a la UCI con ocho costillas rotas, me perforé al pulmón, un riñón tocado, el codo trinchado… algo que me hizo dejar la competición.

Dudo que de los ahorros durante estos años se pudiera vivir, por lo que creo que llegó el momento de salir a buscar trabajo, ¿no?

Así es. Comencé a buscar y conocía a Marc Vilalta, le llamé un día para hablar y un tiempo después fue él quien me devolvió la llamada ofreciéndome el entrar en el equipo y coordinación de las carreras. Nos entendimos y a partir de ese momento, pues hasta ahora.

¿Cómo se gestiona al equipo más completo del paddock en España?

Bueno, tampoco es gestión… es muy fácil porque cuento con un grupo de gente que la mayoría saben cómo funciona todo. Cuando vas a las carreras todos saben lo que tienen que hacer. Yo no tengo que ir detrás de nadie a decirles cuando, cómo y qué tienen que hacer en cada momento. La verdad es que con este grupo las cosas son bastante sencillas.

¿A cuanta gente mueves entre KTM y Husqvarna cada fin de semana de carreras?

Somos unos veinte entre los dos equipos. Nil Canudas y Quim Fontanet son los jefes de mecánicos, su trabajo es excelente tanto en la mecánica como en el buen hacer de todo el grupo y, por ello, las cosas van muy bien.

 ¿En qué basas la política de fichajes?

Es importante que el piloto que llega a nuestra estructura sea un piloto KTM, que no vaya saltando de año en año de marca en marca, que sea una persona correcta y que esté siempre para ganar carreras.

Pasemos a diseccionar un poco a los pilotos con los que cuentas entre las dos carpas…

José Antonio Butrón: Es una persona con mucho carácter, explosivo, físicamente muy fuerte, que a veces se ofusca con cosas de la moto que no deberían ser un problema, pero él es así, se encuentra bien así y las cosas le van bien. Igual que tiene la velocidad en España la tiene fuera, pero el Mundial es un mundo aparte y muy complicado.

Simeó Ubach: Es un chaval que creo que es el que entrena más de todo el paddock, a lo mejor le falta un poco mejorar la técnica.

Iker Larrañaga: Le fiché yo cuando iba a las carreras con su padre. Cuando lo veo encima de la moto disfruto mucho. Su técnica es brutal y tiene un paso por curva perfecto. Ha demostrado que, aunque haya cambiado de equipo, las cosas le van bien… está siguiendo los pasos naturales para estar allí delante en un futuro.

Ander Valentín: Técnicamente es muy bueno, aunque creo que le falta un poco más de consistencia. Se tiene que creer que es un pilotazo.

En cuanto al Campeonato de España de Motocross, ha habido cambios en este 2018, ¿cómo lo ves?

La nueva Junta Directiva lleva poco tiempo. Han empezado este año pero el calendario ya lo tenían prácticamente montado. Tienen ganas, pero en un año es muy difícil poder revertir tanto la situación. Se tienen que cambiar muchas cosas porque todo ha ido evolucionando mucho. Antes veníamos en furgoneta, ahora lo hacemos con camiones de doce metros… estamos corriendo en circuitos que también se deben mejorar un poco. La imagen ahora es muy importante y también deberíamos arreglarlo todo un poco. No sé qué se tiene que hacer para hacer carreras más atractivas para el público, a ver si conseguimos que entre todos vuelva la gente…

Equipos Nacionales… ya tenemos en trial y en enduro y parece ser que en 2019 ya tendremos de nuevo un equipo de la Federación… ¿cómo lo ves?

Lo veo muy importante. Lo que necesitan los pilotos es salir fuera a correr. Aquí, sí, ya se conocen todos y saben lo que hay, pero hay que salir a pelear con el resto de rivales de todo el mundo. Así conocerán bien lo que es el motocross. Los circuitos son diferentes, mucho más rápidos, con roderas, saltos… algo que aquí cuesta mucho de encontrar.

De los cuatro pilotos que ahora mismo están bajo el paraguas que gestionas ninguno de ellos tiene contrato para el año que viene… se esperan cambios, ¿no?

No somos una estructura que digamos a la gente adiós de manera fría, intentamos cuidar a todos los que han trabajado con nosotros. Siempre se gesta una buena amistad, no nos basamos únicamente en los contratos.

Los pilotos llegan el fin de semana de carrera y se lo encuentran todo hecho, pero ¿hay un vínculo durante la semana?

Normalmente ya viene de hacer muchas carreras durante las semanas que no hay Nacional, por lo que llegan el viernes, tienen la moto preparada y solo tienen que hacer algún reglaje. Intentamos trabajar bien con tests de pretemporada y a partir de ahí se van amoldando las piezas a las necesidades y gustos de los pilotos.

 

Mucho trabajo hecho, mucho por hacer en el seno de KTM-Husqvarna. Muchos son los jóvenes que ansían entrar en esta gran familia, porque, y ahí están los números, es sinónimo de victoria.

Ni Butrón, ni Larrañaga, ni Valentín ni Ubach saben si seguirán con los mismos colores con los que han competido en España en 2018. Básicamente porque su posible cambio vendrá determinado por su apuesta en las categorías del Mundial.

Gracias Ferran y KTM España por haber podido pasar unos muy agradables momentos conociendo un poco más cómo se crea un ‘plató’ tan cargado de talento.